Dialecticas

 

Dialécticas de un diálogo

Ciudadanos del contorno social, requiero con urgencia la ayuda de un psicoterapeuta para controlar los niveles de ira sin que por este incidente circunstancial me sojuzgue como un retrasado mental

¿Quién sabe si padezco tal particular?

 Considero la mentira un recurso protocolar sin basamento confidencial ¡Temo a la furia del hombre paciente!

Reconozco que en ocasiones manifiesto idioteces inspiradas del instinto humano mas exploro eclípticamente lo correccional tal vez haya cavidad en  apelar sin evidencias a que sean sentimientos o emociones encontradas ¡el sarcasmo resulta paradójico a lo airoso!

Permaneceré relajado ante cualquier afrenta menos alentar una agresión física ni verbal ¿serán conductas reprimidas?

Creo que incursionando al circulo de la sociedad no pretendo ser una amenaza

¡soy homofóbico!

La respuesta es negativa expuesta en hechos ¡el hombre violento se cierra a lo racional! Creyendo tener la verdad absoluta y quien le contradiga se convierte en un  adversario acerrimo .

 

 

Compae, mi niño erase de palma cual terneza de armiño como rosal de nieve con visión de sueños escruto el laberinto para interpretar su lenguaje de mausoleo bajo arcilla bucólica sobre la sabana enganchada  de vertientes. Vinieron para divisar la faz señuela y sus pestañas oblicuas, alguien le miro con desatino y le mostró la lengua insipiente bajo el sopor picarezco de granula que murmura ¿Qué averiguara este agente? Sintió hambre y frio mientras, anduve  de cambalacho e indagando su alimentación al infante ajeno, tal vez al tapar una joven con certeza  de gula le observaba el seno frutal mi hijo anda en un serrallo, los demás se fueron tras un hombre huraño, reseña el decreto que sin pertenencias menos farallos con los luceros / niego rotundamente creerme sabio del criterio personal sin ínfulas ponderantes menos exhortaciones peroratas que al final son bagatelas/

Como brillantez manchego de realzante fisura.

Avidez cual prosigue luctua. Desliz mudo y sordo que moteja de elocuencia para el personaje hidalgante que recita al perijanero. Caminante ideólogo con arma artesanal que la espada designa en devoción quijotesca,   paisaje misionero palpante a quijaros del umbral ¡quien adversa los mártires del bragado destino! Posee el ágape  defectuoso y cristalizado entre la palabra sabia el fruto consustancial, los gendarmes del enigma sideral en visaje cual suficiente moraleja donde se degradan los vicios encornosos ¡como lucero de Júpiter!  Seráfica criatura de los predios versátil y zona apabullante ante la cuneta fraterna del lodo y el ternero. Cuan árbol que esparces la herencia encendida, tapiz en el juglar del universo unificante del cordero hondo sembrador dorante y reticense, filantrópica tanto su fragancia, néctar en jazmin igual al vejamen que mara anajoso, humen que fue un idealista al futuro retornado nos oferente su cantiga augural, tal vez cometen al irradiar el alba en oculto conjuro que encontré suma ventura diseñando sendas para estampar el mensaje cristiano, abogar por la fe sacramental.

Canto de libertad

Tertulia paternal que ondeas en el eje de la comarca del mundo bajo la intensa altitud y longitud solitaria todo reseña tu imagen en nuestro refugio tu heroísmo que asciende a la virtud, el grácil movimiento entre la Silva medrosa y un canto al general en su laberinto. La paleta, el salitre a las siluetas cruciales, las corrientes volcánicas, las vetas fosforescente en piedra marina deviene de tu aliento ofuscado, heredada enmarcada del manantial, llanos extensos, campanas profusas es el sustento cotidiano. Señor de guaridas tu minuciosa figura de general habilidoso, avieso en lo dista el metal disímil, fluyen huellas tuyas entre la atmósfera y el austero vencedor, proyecta la luz de tu alegre ademán de soñador, tu grito victorioso surcando las redes ¡quien fragancia expande la flor que adjunto a tu alborozo dilatemos! Blanco será el roció que reseñe tus pisadas

¿Cómo es el germen de tu alma fatua?

La ronda se enlaza junto al altar hasta el fondo del territorio claroscuro estrechado al tuyo, proclamare libertad  para que alguien oiga, un castrense columbre la Silva nata y el laurel, brote como banderín que ornamente con la sangría de nuestra insigne  naturaleza.

Hay esta el paladín heroico. Divisen con realce  su rostro sin macula ni polvorienta mas aflora humo la espada cual renace y peregrina como aire veloz consustancial al bordo. Las litigantes vejan con indiferencias la semilla ecuánime tiñendo en la cruz el primogénito del hombre que conlleva la esperanza había la brillantez serena, el lirio y la franja de tu séquito armónico a través del canto de América  expones  con tu visaje, tu distinción que vigila mas lejos de los continentes y los pueblos subyugados, reprimidos e hirientes de cualquier mendicidad.

Vivir como columbrar el leve menester, venturosa esencia que aúpas nuestro tabloide vivencial, hoy al sutil rostro amanece a cada fase entre reminiscencias desterradas. A un siendo minucioso e insuficiente  tal vez un breve tiempo para disfrutar y obtener metas alcanzadas en el trasbordo de la vida mas ante que aprendas a caminar a pie de forastero, conversare tras la oscuridad como un indigente abocado al trineo mortal. Confieso lo evidente sin que se ignore el acecho cual merodea y niega en estorbar ante la sombra estrechando engaños, deslizar del cáliz y desde vicio arruyante, el lazo febril que estriba la lamina, nubarrones frágiles cuan aspira el aire.

¿Por qué sustraes la rosa al devenir cegado?

Al interpelar crónicas en lo monumental, esta vida humana cercena el cauce, saldré a recibir el cortejo fúnebre acariciando el gesto y epitafio escueto, al morir renaceré en la retentiva sensitiva /

¡caramba!

Culmina la comedia en escenas espectaculares, sugiero que nieguen cerrar el telón ante la épica sentimental. Celebro efusivo con mis amigos el canto amazónico que se destina por soberanías sin fronteras, festejen con la madre que concibe al hijo transformando en el hombre  que cincela tareas y recursos de aprendizaje, del niño que estrecha la esperanza de fortalecer el genero que representa.

Mujer que amas apasionadamente sin condiciones, del árbol que asciende al cielo, mástil que retiene la bandera y el poeta preñado de ilusiones dibujadas en proezas factibles.

Bienvenido sean a la comarca social.

¡Torrente de nubes rotas!

Los invito a presenciar la policromía del alba y la vértice cristalina, bautizando con reboso la  enunciación equitativa, sobre posar en el boscaje dialogando de bonanzas y fidelidad con los míos y los tuyos.

 

Menudencias de un diálogo

Transito fronteras rurales y urbanas e interactuó con gente de camino de forma popular impregnando pinceladas expresivas de afecto y camaradería evitando caer en vacíos conflictivos sin temor a tropezar con ese rumor que lisonjean los hacedores de cuentos faramalleros, cruzo fontanas paisajistas con valor y coraje realzando la bandera cultural, soslayo temas antagónicos que pronostican la presencia utópica sobre leyendas mitológicas.

Expongo carátulas fulminantes entre bizarros estrujosos con finitud de secuelas palpables aún en reposo incurren de lejos acicalando la imagen viajera en humo, recitan bajo el linaje panorámico.

Retoman la escala que corretea el margen suntuoso, hay una hendija por los follajes latente a la efigie oropesa ahí se aloja el fantasma que revolotea el mundo cosmopolita y guarece los suspiros al periplo del tiempo.

La medalla antigua refugia lo creativo tras lo hallado inmerso en la paleta crisolante frente a natura dibuje un tallado enigmático sin aspirar peticiones.

Las perlas del sabio convergen en orificios esbeltos ahonda la menudencia símil.

 Mayéuticas de un diálogo 

  Nací  con la transparencia del instinto forjando altares bajo mis ventanales cobijados de alborozo, en circunstancias de llantos, retorna como fui concebido por gracia y obra del vientre conyugal, a la tierra cultivada de abrojo, el sendero modela preñado de ilusiones, columbra el estupor del flautín. Alentar la silva épica que constela serenidad entre clarines de guerra y avivados en temporadas fantasiosas, recorrer las fuentes saturadas de humorismo y elocuencias, encender la hoguera que ensancha las reminiscencias del pasado. Saborear las caricias experimentadas en mis documentales sin vejar ni retorcer los caracteres humanos sino acercarme al puente para enmendar los sueños alojados en la cúspide vertiginosa  con la idea de escapar por sus vertientes, tropezar con mis vivencias rebozando la copa del destino.

Dialogar con mis amigos

Manifiesto que si por torpeza, afecto la destreza de cualquiera, desde ya pido excusas; no crean que todo lo que brilla es diamante menos conceptuar la perfección.

Avanzo en son ecuánime con la finalidad de explorar campos asequibles, turbados ante las obstrucciones e implementado de coraje supero las eventualidades y los temores.

A pie de triunfador voy armado de voluntad para obtener el merito idóneo por los logros alcanzados, reconozco con la óptica filosofal el horizonte ensanchado entre vivencias inéditas.

Acepto los correctivos y exhortaciones, evaluó las derrotas y en  que estoy fallo, no poseo idioma de interpretar lo antagónico, confiero la transparencia  sentimental cubierta en el verbo osario.

 Dialogar con las parejas

 Ya se apertura el colorido de un novedoso amanecer

¡Que estupendo!

Divisar por los ventanales del alma la luz canora del sol, hoy seguro tienes varias diligencias que hacer, sugiero que no te lanzes al mar de la aventura sin cerciorar cada movimiento en construcción.

Diseña un programa de vida, analiza las perspectivas a elaborar, acuérdate levantar al niño temprano para llevarlo al preescolar o la escuela expresándole un sentimiento de amor y humildad, abogar por su crecimiento educativo y personal.

Si llegas temprano al hogar saca a tu pareja a pasear al restaurante, cine, discoteca, bulevar, parque e iglesia compartiendo ambos una experiencia inolvidable con tu ser amado, disfrutar del ambiente.

Visitar a tus familiares, amigos y conocidos, controlar tus emociones evitando amorosa sin limitar tu creatividad, confianza ni opaques la brillantez del circulo óptimo.

 

Espejismo de un diàlogo


Comprendan que nuestra vivencia son minúscula o mayúscula, después del
Altísimo la más selecta realidad que oferencía y comulga nuestro espíritu al ser concebido, desvanece en el episodio fúnebre.

Acaso este aliento humano no parece, acompañante del alma luego de la abismante fisura corporal.

Un genio ilustra invenciones ante nuestro visaje tal vez seamos capaces en descubrir como se las ingenia; nosotros indagamos respuestas y preguntas que no entendemos, solución a las confrontaciones de la vida y su entorno.


Entender lo que genera tal incógnita resulta hoy la presencia del vivir en
el circulo terrenal y mañana al mundo espiritual.

Ansiamos encontrar una
respuesta certera al misterio del mas allá por la apacible razón que
nuestra cognición es humana y temperante, la vida es un espejo de la
realidad que traslumbra los sentidos y pertenece al orbe del espíritu.

 


Diálogo paisajista


Pintor cosmopolita que viajas con el prospecto foráneo tal vez construyas
atajos de retornar, solo basta contemplar la faz del viejo centinela al
regazo de luna creciente pescado entre hogueras. Ahí divisas el plano en
relieve de los puentes en retorno, querellas épicas entre mejillas, retazos
con saltaneria estrujada en redes a lo amplio del estupor, fenece adjunto a
los labios difusos.

Caminante de aridez hasta los monjes, veredas de dolor
hacia el alma sobre una cuesta de apéndices bajo la frente, un reposo
subconsciente, ríos rimbombantes que giran al entorno del paraíso recóndito
ante el ocaso.


Lisonjas de un diálogo


¡Oh! Lisojante trigal, altivez de canas en los círculos oscuros y
tediosos, entre redundantes salvaias colorantes bajo el humo pedregal que acrisola el valle andino.

Vertí una fogata femena en las venas de mi instinto como el bramar torrente que el cují bajo la solana bronceada declama por el reverdecer campanal.

Descollante, cereal que recelas y
alborozas el labio menesteroso del cónyuge en la superficie cristalina de la nona.

Mi vejez culmina sin desatino, ayer si el opúsculo de Pollux,
invierno reacio de lamentos.


Diálogo en la selva


Vayan conmigo disfrazados de Águila que se inspira al tempano aviario, asciendan con visaje refugiado tras el aire citadino, transité y anduve ahí donde moran dista la casona, tal vez ande pisando alto sobre telares verdes
adjunto al nublado que dialogaba efusivamente entre lirios y cactus,
retozamos en la fuente con la luna e ingerí agua, mientras, el sol brillaba
bajo la palestra del camporil y los cultivos arados cubiertos de chamisas, halagué los cantares selváticos y junto a la sombra del árbol me sonreí desde el platanal ante los que saben interpretar las cuitas del cerezo- vistes de nubarrón y vienes latente al velo torrencial.

Llegó la nube encaramada en la roca inédita. 
 

Bohemios de un diálogo

  Transeúnte de la lumbre otoñal que derramas con una sonrisa y su citara blonda el raudo rizo áncoras ni sirtes límpidas, placentera almohada de dormitar cuando en el amanecer llovizna, hollaré el terreno hasta verter fogaje de murria, el tallo de tu nombre se contempla en la brisa, huyes y al entorno rodeas.

¡Que dista de tu remembranza! 

Trasluce tu mudez entre blasones marinos tras una mirada invoco tu imagen con las piedras que cercenan los pasos hacia el manglar, tu eco difunde lo obtuso y vibra el suspiro longevo que esta acuoso de ser eterno. Truhan detrás de lo raigal desnudo  entre la arena ululan los aires engoletan, la  visión de arcángel aún suspensa y ebria por el ritmo febril que aviva como rumor del día el cual inquiere una gama de lontananza. Tengo sed en explorar la madrugada telúrica ornamentando la última pincelada que esculpió la frontera.

 

Biparidades de un diálogo

   Que inasible dicha en este horario matutino tenue y de quietud, cisura del campo que contemplando a simple vista me galanteas como un guayabo a la ye.

Del paraíso vistoso adjunto al bagaje avieso que denota la estancia rociada de madrigal.

¡Oh! Serenidad bendecida como enflora lo agraciado de tu nobleza en desventura, nube, mi alma y corazón va contigo a conturbar la finitud bajo la presteza del celaje amigo.

      He hallado el casto providente, mi llanto se alivia con la luz consolante más el soneto materno fue conmigo, la colmena tan lejos que hospeda un pensamiento enmarado de crepitar, diviso la ilusión vana en el  contorno haya de cantar, su lamento al lirio que besa su piel seno en rosa cobijada de pétalos se anega de quimeras.

 

Tutorías de un diàlogo

 

   Intercedo con la plegaria juvenil a favor de los hoscos mensajes elogiando un ademán infante como el aria de una pitonisa afluente cremallera.

 

    Hermano del Seol cubierto en bronce que jadeas el numen raudal, orquídea ubicada tras la joya aurífera verso inferido ante la epístola, voy ceñido bajo la muralla y el regazo paterno que ulula en telares frente al tesoro más colosal en fogata preciso las maravillas                                      ¡La nana y su hospitalidad!

 

   Blonda ecúmene del viudo chunguera, agraciado ser ante el prelado, inspiración como lirio al viento bragado, rostro sinérgico leve jamás vejado.

 

       Que en tu joyante marzo se allegue el ocurrente prestigio de ofrecerte un ósculo exultante y vibre tu caléndula acendra se fecunde los sorbos vagabundos gaje cual bermeja mariposa.

 

Estéticas de un diálogo

 

   Tal vez  sojuzguen que por curiosidad me acerque al ventanal del autobús a tirar panfletos hacia las campañas venideras sin satisfacer bautice la luna con grandiosa victoria, corre el centinela y colinda  bermejo bajo el bramante risco, el filo que perteneció a San José y funciona hasta un terreno se Sherezada.

    Palmeras, camburales y plantíos, afables rancheríos de cují, dista la destreza de quien bajo la laguna, con el poder del antiguo arconte hablo de serenidad y tolerancia.

Sazonar el frutal de una fiesta licita como vasto azul con los terrenos

– Haz de mi, brillo de un instante eterno  –  Frugales en tributo al héroe en garrulos festines de colibríes, suspiro con aliento efusivo donde  se corta la primicia y transfigura el empuje sustancial del agua.



 

    

 

Diàlogo


¿Quién ha de concebir el espìritu de vida?

Vitorean aires desolantes como
prediciendo una bondadosa sorpresa ante la diáfana idea de sucumbir la
caudillante soledad.

El arte ventila entre el ideal reflujo en mis pensares, mi prosa en verso se proyecta como la percibo a través del
tabloide cognitivo

!Atisben suspicasmente para que la injuria agriete la caratula esbelta!

Decaen vertido hasta el suelo, jamás temeré al combate reacio ni palpe la difurcacion del miedo egocéntrico considerando las desventajas.

Hurra a los guerreros que arrecian contra lo adverso

¡La victoria los congratula en el torneo!
 

Una flor en el jardín

¿Cuántas espinas moldea la rosa?

Una letrilla cual explora glosarios en
conjunción y fibra orquestal mas se rumora como visaje criollo, la prosa
fulge en el calendario primaveral, igual al girasol denoto como todo en
bagaje retozante.

¡Cuántos pétalos laten efusivos en esa afloracion !

El espacio azul se delinea en citara y ondoso proclive tallar lo contemplado,
sopeso límpido arrobante de forte, la cruenta y sociega esperanza celeste,
presiento que aparezca latente un centenar de barbacoas, florecientes
atrios arrullantes y càndidos.

Eres quien concreta premuras, blondosa
campechana desdibujadas la silva sonriente y mística, por eso a tu encanto
mi diàlogo comparto e interactùo sin desvelo ni afán con aspiraciòn jocosa.


La mañana viste de auroras floreciendo opúsculo, columpio lamentos expandiendo espinas, tediosos pimpollos surtidos de beatitud, candente a
fronda remiendas los aires y rememoras sueños, alojo difusas invenciones, se aguza la avidez turba, brusco temores, despertar con un ósculo y certidumbre.

Al columbrar la ráfaga del Seol, ansío loarte con una remesa
pintoresca ante cualquier brote undoso

¡Que agraciada altivez!

Un ramaje de
natividad en el cual exornan bombonas oblicuas.

¡Cuantas mascaras propone
una flor en el jardín! 
 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s