Bale

 

 

Frontispicios de un diálogo

 Cuanto recelo invenciona el descrèpito ampuloso sin desmán artífice.


¡Falacia o veredicto e allí el discernimiento¡

      Entre vallas hibridas guarnece lo domeñado,   ocasionalmente tiende a la mescolanza tozuda.

¡Ah¡ Yacija de múltiples encuentros anonadada por un zagal que rosáceo su zahorí.

 ¿Qué bochornoso tupé para quienes atestiguan con añagaza seuda?

La mentira suele ser un recurso para dislocar  una respuesta capciosa, disfraza lo aparente a  semblante fetiche, el veleidoso cambio de numen y parangona lo contrario.

    Que pena mesurable percibo al saber que Machado comentó que los cronistas disfrazan con pinceladas intempestivas la historia nativa.

Será que  formuló en su señalamiento textual a que el cronograma histórico regional  es falso.

  ¡La reputación precede al intruso!

   Cuàl alegato expondré en defensa del aderezo, exteriorizar con arrebato el frontispicio que engarce el autentico congruente sin sucesor prescindido.

¿Quién vislumbra una logicidad?

Henchido de hiel entre lingotes dorantes connoto la vigorosidad realza que hilvana la orjuela tamizada al borde de un ramal aduecho, discurro atando el pilar en hileras de cítara como aluvión que ensancha la modorra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s