YuMINa

 

Tamices de un diàlogo

¡Que sandez para quien luce de fablistan?

Cualquier interpelación expuesta en el tabloide político sobre la temática a referir sin tapujos ni fondos equívocos genera juicios de valores.

¡Cuanta indulgencia rumorea el inocente!

He dilapidado sin otorgar silencio al preponderante recabando los correctivos adecuados menos resaltar con lo tajante; admito que nadie esta excepto de cometer errores lo cuales nos enseñan con su moraleja en nuestro desarrollo personal.

¡La retórica puede equivocarse!

Se precisa lo diáfano y enfático sin caer en lo subjetivo abogando por la extropeccion veras, sucumbir ante la evidencia carente de pruebas.

¡Cometí la peor lenguarada!

Entre la adulación inoportuna determino lo factible, el  espejismo real certifica la verdad para que nadie lo pinte a su conveniencia.

¡La estadía del tirano tiende a ser extemporánea!

Al difundir un criterio con argumentos que estampan lo coherente en la forma de exteriorizar ideas se tiene firmeza de mencionar lo coherente erradicando la insolencia.

Excepto  ocasionalmente lo que haya de exceptuar sin titubeos, retahílas menos soberbias, si tropiezo con el pétreo cosmogónico recalco la providencia esfumada tras lo epicúreo.

¡Destaco el vasto orgullo de la victoria sin saborear lo grácil de una derrota!

Cada persona juzgue por su condición y saque sus conclusiones imparcialmente sin imposiciones aliados al dictamen precursor, democrático, ético, elemental entre otros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s